Shunga

shunga cosmetica

Los secretos del masaje en pareja

El estrés, la rutina diaria y el cansancio pueden hacer mella en cualquier relación. Está en nuestras manos poder arreglar el deterioro de la pareja con sencillos juegos y actividades para realizar en pareja, como un buen masaje.

El masaje en pareja, además de relajarnos y hacernos olvidar los problemas del día a día, puede ser el mejor preámbulo para conectar con nuestro amante y recuperar la sensualidad perdida. Comenzar con unas caricias, explorar nuestros cuerpos y dejarnos llevar por el momento erótico puede desembocar (no es necesario) en una relación placentera y satisfactoria.

aceite de masaje shunga

El primer paso es crear un ambiente propicio para disfrutar plenamente del masaje erótico. Unas velas aromáticas son el mejor aliado de un buen masaje en pareja, especialmente las de aromas afrodisíacos. En la actualidad podemos encontrar un amplio surtido de velas para masaje que se convierten en aceite al quemarse. La cera derretida, ya convertida en aceite, puede verterse sobre la piel para masajear sin riesgo de quemarse, un juego muy sensual para comenzar la sesión de masaje.

Aceites de masaje eróticos

Una iluminación correcta y una música suave y relajante te ayudarán a crear un clima de lo más sensual. Además, utiliza buenos productos para que el masaje no se convierta en una pesadilla. Asegúrate de escoger aceites de masaje con ingredientes naturales, que estén dermatológica y clínicamente probados, como los nuevos Femme Fatale. Tienes una amplísima variedad de aceites de masaje sensuales para elegir: de efecto afrodisíaco, relajantes, comestibles de sabores o con efecto calor que se activa al soplar.

aceites shunga

En este caso, el masaje no deberá ser enérgico, sino suave y relajante. Apuesta por los movimientos circulares y las caricias para estimular a tu pareja, cambiando la intensidad de vez en cuando y utilizando las yemas de los dedos. No te olvides de ninguna zona, puedes comenzar por los hombros y la espalda, pasando a la cara interna de los muslos, los dedos de los pies y, por último, centra tu atención en las zonas erógenas. Aunque no te olvides de que el itinerario siempre estará marcado por la improvisación y vuestros deseos.

Masaje erótico. Caricias con temperatura

A las caricias con cualquier parte del cuerpo y en toda su superficie, puede sumarse alternar las temperaturas, lo que resulta tan sensual como novedoso: rozar la boca o ciertos puntos esencialmente erógenos con un cubito de hielo, o cubrir la mano que acaricia con una tela previamente calentada son algunas de las opciones, al igual que probar el intercambio de ambos estímulos, para que se perciba el contraste entre frío y calor.

Pero más que pensar o estudiar de qué manera acaricias, lo que más disfrute ofrecerá a ti y a tu amante es dejarlo todo librado a la imaginación, actuando con total libertad y espontaneidad.

Es tanto lo que puede llegar a gozar una pareja dando y recibiendo caricias que algunas alcanzan el orgasmo estimulándose únicamente de esta manera.

shunga cabecera

Los mejores masajes eróticos

Tanto si buscamos unos prolegómenos diferentes como si queremos un poco de intimidad sin necesariamente llegar al sexo, un buen masaje puede convertirse en el mejor de los planes posibles. Al fin y al cabo, ¿qué puede haber más excitante que sentir el contacto de las manos de nuestra pareja recorriendo sabiamente nuestra anatomía? Pero no todo sirve a la hora de hacerlo. Es mejor que tomes nota de algunos consejos básicos si no quieres hacer del masaje un ejercicio de tortura más propio de la Inquisición.

www.barcelonasexshop.net

Preparándose para la sesión de masaje

Antes de pasar a la acción y ponerte manos a la obra (nunca mejor dicho), debes tener en cuenta una serie de recomendaciones. Antes de nada, prepara el ambiente. No solo es importante que pulas tu técnica, sino también que cuides los pequeños detalles. Unos aperitivos afrodisíacos y frescos a base de fresas, una copita de cava y chocolate puro os servirán para ir entrando en materia. Eso sí, no olvides aclimatar adecuadamente la habitación. Para conseguir una total relajación sin tiritar de frío y no de placer, debes crear un ambiente templado. Baja las luces y pon una música sensual de fondo. Si lo prefieres, incluye también un toque de esencias (por ejemplo, el azahar).  Y para estar a vuestras anchas, coloca cojines blandos sobre la cama, el sofá o el suelo. Cuida que todo lo que uses sea agradable y suave para la piel. Métete en el papel con un buen aceite para masajes y una técnica de lo más depurada: roces suaves, amasados ligeros, pellizcos, presiones. Échale imaginación y déjate llevar por el placer.

Masajes de alto voltaje

El pelo, la espalda y los pies son los tres puntos clave de todo masaje erótico. Son la trinidad del placer mediante la práctica de la reflexología. Pero no se agotan ahí las posibilidades. El contacto con el pecho puede resultar de los más excitante. Hay dos movimientos básicos para tocar el pecho femenino : mover las manos en sentido contrario sobre cada uno de los senos y luego acercarlos y alejarlos sin dejar de rozarlos. Poco a poco, hay que deslizar los dedos hasta el pezón y jugar con él delicadamente (nada de tocar el timbre o intentos raros de arrancarlo). La boca puede ser la guinda con unos dulces besos. Otra zona olvidada son los brazos. Coge la mano de tu chico y recorre su piel desde la palma al hombro. Baja desde el codo a la muñeca.   Luego trabaja con los pulgares sobre su palma. Trabajarás numerosas zonas erógenas a menudo descuidadas.

¿Y a ti qué masaje te pone más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

error: Content is protected !!